MINDFULNESS PARA PAREJAS

mindfulness para parejas

MINDFULNESS PARA PAREJAS

Para lograr la conciencia plena, o aplicar el mindfulness para parejas, es preciso ante todo una voluntad y una disposición sincronizada. Por supuesto, llevar a cabo tal esfuerzo, no solo denota cierto grado de responsabilidad con respecto a esa persona que hemos elegido para atravesar esta magnífica aventura que llamamos existencia, sino también la optimización de ese proyecto conjunto que se nutre, como no puede ser de otra forma, del amor.

Aclaraciones antes de aplicar el Mindfulness para parejas

Es necesario tener en cuenta que en realidad no hay nada en el otro que pueda hacernos felices. Debemos aceptar que la felicidad es un constructo, un territorio de fauna muy diversa, para algunos es un bosque, para otros puede ser un desierto. No hay una felicidad única a la que todos deseamos llegar, hay tantas felicidades como personas. No debemos pretender jamás que nuestra pareja sea la responsable de suministrarnos nuestra propia felicidad, así como tampoco podemos esperar que en nuestra vida en pareja no haya nunca desavenencias. Las habrá, y muchas; esto no es una mala noticia, lo sería si estuviéramos siempre de acuerdo con todo.

El mindfulness para parejas no tiene nada que ver con el egoísmo, ni con ganar discusiones, ni con fortalecer nuestra dependencia emocional, ni con anteponer nuestra felicidad sobre la del otro; el mindfulness para parejas es entre muchas cosas, la superación conjunta de los conflictos.

El Mindfulness como método para resolver conflictos en la pareja

  • Comunicación: asertiva y consiente; la emisión bondadosa de nuestras preocupaciones y la recepción compasiva de las del otro. La meditación conjunta funciona para poder comunicarnos de forma abierta, clara y sin la intención de lastimar, porque nuestra pareja no es el enemigo, es la persona con la que queremos compartir nuestra vida. Con el tiempo, es probable que baste una sola mirada para decirlo todo y volver a la comprensión y la calma.
  • Gestión emocional: la relación comprende de frustraciones, discusiones, malos recuerdos, momentos difíciles, etc. La práctica sirve como refugio, nuestra madriguera personal, nuestra madriguera en pareja, un remanso de paz al que acudir para ayudar a serenar nuestra mente. No olvidemos que los datos científicos nos señalan que el mindfulness es la técnica más efectiva de estabilización emocional.
  • Refuerzo positivo: echar a un costado el ego, los apegos, las costumbres contraproducentes y los hábitos negativos, las percepciones distorcionadas, todo aquello que hace ruido en nuestra mente, haciéndola prisionera de nuestros prejuicios. Esta clase de libertad, ante la tiranía de nuestra emociones y deseos casi autodestructivos, nos ayudará a vivir con nuestra pareja de manera armónica, en una dinámica en donde las experiencias positivas se nutren de sí mismas y se memorizan en conjunto para ensayar soluciones también en las experiencias negativas.
  • Desarrollo de la consciencia plena y la presencia: Mantener los sentidos abiertos, agudizarlos para ver realmente lo que “es” y lo que pasa, no lo que nos gustaría que “fuese” o que pasase, y aprender a saborearlo tal y como se nos es dado. Este gesto, esta postura, este abrazo a la realidad nos hará disfrutar incluso de una conversación inevitable, o del silencio o de un paseo, con todo nuestro ser derramado en el presente. Esto otorga a cada miembro de la pareja la necesaria libertad, del apego al pasado o del anhelo de un posible futuro, y simplemente les deja ser, fluir. Tal claridad, sin duda, es la tierra más fértil para mantener de forma sana esa planta que llamamos amor.

Exploración de las diferencias

El mindfulness para parejas ya se ha estudiado. El estrés hace que a veces las parejas se comporten de diferente manera. El equipo del Dr. Laurent ha realizado un estudio para mostrar la relación entre el comportamiento conflictivo de las parejas cuando discuten sus diferencias, el estado de Mindfulness o atención plena, y el cortisol o la hormona del estrés. A 88 parejas heterosexuales (21 años en promedio) con una relación de 2 meses mínimo, se les dio rienda suelta para discutir durante 1 hora 45 minutos sobre algún conflicto aún no resuelto de la relación. Las discusiones fueron registradas y analizadas en función a la coercividad, negatividad, rabia, agresión verbal, y retirada emocional. Veamos si el mindfulness para parejas es efectivo.

Efectos de la discusión en mujeres:

Lentitud significativa para normalizar sus niveles de cortisol, siempre que sus niveles de curiosidad fueran bajos y sus cuerpos mostraran signos de estrés durante más tiempo.

Efectos de la discusión en hombres:

Lentitud significativa para normalizar sus niveles de cortisol, tras enfrentar el retraimiento emocional de sus parejas y siempre que sus niveles de descentramiento fueran bajos. La lentitud para recuperarse del estrés fue inversamente proporcional a la distancia de sus pensamientos y sentimientos.

Conclusiones del estudio:

Para ambos sexos, frente a los comportamientos más graves como la agresión verbal, el Mindfulness no tuvo ningún efecto en cuanto a la recuperación de cortisol. Si bien es cierto que la atención plena puede ser de gran ayuda para  hacer frente a los comportamientos negativos leves, es a sí mismo, menos eficaz para los casos graves, aunque igualmente, y en el peor de los escenarios, acelera el ratio de recuperación.

El mindfulness ayuda a la recuperarse de la reactividad de la hormona del estrés durante un conflicto romántico, ergo, el mindfulness para parejas ayuda a su vez a lograr un impacto biológico significativo, en la salud del conjunto.

Palabras finales acerca del Mindfulness para relaciones de parejas

Debemos asumir que una relación de pareja no sinónimo de felicidad, ni una situación más o menos respetable que la soltería. Al mismo tiempo y en el mismo sentido, nadie puede hacernos infelices. El mindfulness para parejas es un estilo, una postura existencial que se circula de a dos, con responsabilidad y mucho cariño, con paciencia y mucho respeto.

Esta postura no conduce necesaria mente a la felicidad, acaso no ayudará a sentirnos así en varias y diversas circunstancias, desde las más simples hasta las más complejas, pero sobre todo, esta postura, esta práctica, es un ejercicio de placer, un paseo por la vida que solo puede ser comprendido desde el sano amor hacia ese compañero que hemos elegido para transitar tomados de la mano.